Martes 16 de Julio de 2024

ACTUALIDAD

2 de julio de 2024

Preocupante: crece la ludopatía en adolescentes y advierten que apuestan a edades cada vez más tempranas

.

Un relevamiento de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires analizó las cifras detrás del furor de las plataformas de juego online. Las causas de un fenómeno que preocupa a los padres, las escuelas y los especialistas en salud mental.

Apostar no es un juego de chicos. En Argentina, está prohibida la participación de menores de 18 años en plataformas de apuestas online, al igual que en casinos o bingos. Sin embargo, la ludopatía crece a edades cada vez más tempranas y los especialistas en salud mental advierten sobre los riesgos de la adicción al juego, especialmente entre los adolescentes, un grupo vulnerable que se encuentra en plena etapa de desarrollo emocional y cognitivo.

Las cifras son contundentes: el 8,29% de los argentinos apostó online en algún momento de su vida, cifra que se eleva al 12,5% en jóvenes de entre 15 y 24 años, y alcanza el 15,5% en el grupo de 25 a 34 años, según un reciente informe presentado por el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría del Pueblo bonaerense.

La ludopatía es un trastorno psicológico que se caracteriza por la compulsión a apostar y afecta significativamente la vida personal, familiar, académica, laboral y económica de quienes la padecen. Como en toda adicción, el apostador eleva su propio umbral de tolerancia al estímulo, por eso siente que necesita cada vez más tiempo y dinero en el juego para evitar los síntomas de abstinencia.

“Los juegos y las casas de apuestas figuran entre las actividades de entretenimiento más populares y de mayor desarrollo en el mundo. Este fervor por jugar se manifiesta particularmente en los países de América Latina, donde el negoció se potenció al aumentar sustancialmente el nivel de conectividad a partir de la pandemia″, señaló a Infobae el defensor adjunto bonaerense Walter Martello, director del Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos y coordinador del documento “Ludopatía en jóvenes”, realizado tras la solicitud de la asociación civil “Pensando en Generar Políticas Públicas”.

El informe señala que, históricamente, los jugadores patológicos eran en su mayoría adultos mayores de 45 años que apostaban para ganar dinero o recuperar pérdidas, en lugares físicos, como hipódromos o casinos. Actualmente, la modalidad de juego virtual impulsó un cambio del perfil del jugador hacia jóvenes de 15 a 35 años, muchos de ellos estudiantes secundarios o universitarios, que pasan largas horas en plataformas online.

El documento de la Defensoría -que interpreta y agrega información a un relevamiento realizado por Ibope que abarcó a 10.018 apostadores en Argentina- muestra que las apuestas online son más habituales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), con un 9,07% de incidencia comparado con el 7,46% en otras regiones del país.

En términos de preferencia, el 41,2% de los apostadores elige el fútbol como su opción principal, seguido por los bingos (37%) y el boxeo (16,8%). El informe postula que esta inclinación por el fútbol está vinculada a la fuerte presencia de patrocinadores de apuestas en el ámbito deportivo, donde, por ejemplo, el 28% de los equipos de Primera División en Argentina llevan en sus camisetas publicidad de casas de apuestas, según detalla el documento.

Por qué crece la ludopatía en adolescentes y jóvenes

“La ludopatía infantil, juvenil o juego patológico en niños, es una adicción al juego en personas menores de edad. Al igual que los adultos, se manifiesta con comportamientos compulsivos alrededor de los juegos de azar, videojuegos o apuestas en línea, entre otros. El inconveniente central es que la idea de juego es inherente a la infancia y eso hace que, tras un halo de simple e inocente diversión, se encuentren peligros muy significativos”, destacó el médico psiquiatra y neurólogo Enrique de Rosa Alabaster.

En tanto, el médico psiquiatra Federico Pavlovsky destacó en una nota en Infobae que “la ludopatía, en su vertiente clásica como las apuestas en el casino o de caballos sigue existiendo, pero se ha producido un desplazamiento hacia las apuestas online en todo el mundo debido al auge tecnológico, la inteligencia artificial, la publicidad y las plataformas que potencian el problema”.

Además de analizar las causas del crecimiento de la adicción al juego en adolescentes, vale aclarar que la lucha contra la ludopatía implica múltiples aristas, una de ellas es el control y penalización de los sitios de juegos clandestinos que, al no adecuarse a la legislación, no cumplen con la normativa de verificación de identidad y edad, por lo que terminan convirtiéndose en un refugio para los adolescentes apostadores.

La diferencia fundamental a la hora de diferenciar un sitio ilegal de uno legal es el dominio. Los sitios legales son todas aquellas plataformas que terminan en bet.ar Además, por ley, las plataformas legales de apuestas no permiten la participación de menores de 18 años. “Si bien el juego está prohibido para menores de 18, las continuas invitaciones que reciben vía mensajería o mensaje directos los invitan a incluirse en esta problemática que es de muy difícil rastreo y es muy difícil para persecución legal”, advierte Martello.

La ludopatía es una adicción y debe tratarse como tal. En ese sentido, recientemente la Ciudad de buenos Aires anunció una serie de medidas para proteger la salud mental de los niños y adolescentes. Desde el 24 de junio cerró la inscripción a nuevas licencias para operadores de apuestas e implementó medidas educativas, de salud y legislativas.

Además, el Gobierno porteño intimó a influencers y famosos que a través de redes sociales promocionan plataformas de apuestas online. A través de la Lotería de Buenos Aires (LOTBA), envió cartas documento a conocidos usuarios de redes sociales, actores y celebrities que frecuentemente invitan a sus seguidores a realizar apuestas, usualmente vinculadas a partidos de fútbol u otros eventos deportivos.

Se les instó a cesar estas promociones bajo la advertencia de acciones legales, al considerar que podrían ser partícipes del delito señalado en el artículo 301 bis del Código Penal de la Nación.

“Tanto la pandemia, como el mayor nivel de conectividad en jóvenes con teléfonos inteligentes y la posibilidad de acceder a billeteras virtuales a partir de los 12 o 13 años, marcó un cambio en la modalidad de las apostadores: ya no ser necesario concurrir una sala de apuestas para realizarlas -detalla Martello- por otro lado, los influencers en las redes sociales, quienes se dirigen a los menores y promueven ganancias que nunca van a ser tales, son todas condiciones que generan un círculo de condiciones para el desarrollo de esta verdadera epidemia”.

El inicio en las apuestas a cada vez edades más tempranas es un fenómeno global. “En España, el perfil del jugador de apuestas que accede a centros de tratamiento de rehabilitación cambió radicalmente en tan sólo una década. “Las últimas estadísticas oficiales de ese país europeo muestran que mayoritariamente son varones de 20 años enganchados a las apuestas deportivas en línea o a los rascas de la ONCE (lotería instantánea)”, señala el informe de la Defensoría bonaerense.

En Argentina, más cifras muestran el alcance de la ludopatía: en cuanto a la frecuencia de juego: el 10,1% de los apostadores juega todos los días y el 11,3% lo hace entre cuatro a seis veces por semana.

En cuanto a los montos, más del 23% invierte cifras superiores a los $10.000 y el 3% gasta más de $100.000 en plataformas de apuestas. El mayor porcentaje de apostadores online (8,81%) se encuentra en los grupos de bajos ingresos, seguido por sectores medios y altos.

Estrategias para frenar la ludopatía infantil

Según indica Martello, España lleva adelante una de las estrategias más eficientes para combatir la ludopatía: “Prohibió el sponsoreo en equipos de fútbol y en todos los eventos deportivos, la imposibilidad de difundir mensajes de influencers y personajes públicos o dibujos animados inclusive, que puedan estar dirigidos a menores de edad. El país europeo , desarrolló un decreto muy ambicioso, pero que les está dando verdaderos resultados. Es el modelo a seguir”.

“Existen 14 proyectos de ley en la Cámara de Diputados de la Nación que buscan limitar y regular la publicidad que es la piedra fundamental. Tenemos que avanzar rápidamente teniendo en cuenta el crecimiento exponencial de las apuestas, como ejemplo, solamente en el Mundial de Qatar movilizaron 35.000 millones de dólares, un 68% más que el mundial anterior, imaginemos lo que está ocurriendo con la Eurocopa o la Copa América”, dijo el director del Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos.

Martello, quien trabaja en un proyecto de ley provincial para regular aspectos vinculados a la publicidad en los sitios de juego legales, a la vez que coordina talleres de concientización en las escuelas y clubes deportivos bonaerenses, bajo el lema “Apostar no es un juego”. Desde su perspectiva, las estrategias públicas contra la ludopatía deben incluir legislación que regule los sistemas de alerta que las mismas páginas deberían incluir hacia los jugadores, con exclusión casi automática de que los hacen en forma continua y por determinados montos, obviamente las empresas de billeteras virtuales deberían establecer filtros y controles parentales más eficientes a la hora del acceso de los menores.

Infobae



COMPARTIR: